ASIA/COREA DEL SUR - Paz y reconciliación en Corea y Ucrania
Seúl – “A pesar de que los conflictos, las guerras, las hostilidades y las divisiones en el mundo se intensifican constantemente, la Iglesia no puede apartarse ni renunciar a su misión por la paz, la armonía y la unidad en este planeta. Como Iglesia católica en Corea, debemos rezar sinceramente con todo nuestro corazón por la reconciliación y la unidad entre las dos Coreas, así como por el fin de la trágica guerra en Ucrania”, así lo ha declarado el arzobispo Peter Chung, arzobispo de Seúl y administrador apostólico de Pyongyang, al presidir la misa solemne por la paz y la reconciliación celebrada el 25 de junio en la catedral de Myeongdong, en Seúl, con motivo del 72º aniversario del inicio de la guerra de Corea. A la misa, concelebrada por monseñor Thomas Aquinas Choi Chang Hoa, antiguo presidente del Comité de Reconciliación Nacional, han asistido sacerdotes, religiosas y cientos de católicos que han rezado intensamente por la paz.
La Iglesia católica de Corea del Sur, comprometida con la misión de convertirse en un instrumento eficaz para la reconciliación y la unidad del pueblo coreano, envía cada año a sus fieles a participar en la Jornada de Oración por la Reconciliación y la Unificación Nacionales, proclamada por la Conferencia Episcopal de Corea, fijada para el aniversario de la guerra, cuyas heridas aún se dejan sentir.
“Los gobiernos de Corea del Sur y Corea del Norte deben encontrar vías alternativas de paz para la Península de Corea: reforzar el poder militar nunca será la opción correcta. Unamos nuestros corazones para alcanzar el amor, el perdón y la verdadera paz que Cristo nos mostró. Recemos juntos para que llegue el día en que la paz entre el pueblo coreano y para toda la humanidad se haga realidad, por intercesión de Nuestra Señor”, ha dicho el Arzobispo en su homilía.
Religiosos y fieles rezan fervientemente por la reconciliación y la paz en la península coreana. La iglesia coreana promueve una campaña de oración con el lema: “Mientras los recordemos, están vivos. Mientras recemos por ellos, la oración será atendida”, refiriéndose a los fieles católicos escondidos en Corea del Norte, donde se puede vivir la fe en secreto y con gran riesgo personal.
Según la información recibida en la Agencia Fides a través de una nota de la Archidiócesis de Seúl, la misa - una de las actividades espirituales de la Jornada especial – fue organizada por el Comité para la Reconciliación Nacional de la Archidiócesis de Seúl, creado el 1 de marzo de 1995 por el cardenal Stephen Kim Sou-hwan, para promover la reconciliación y la paz entre Corea del Sur y del Norte. Durante los últimos 27 años, el Comité ha organizado y celebrado una misa en la que se recita la oración atribuida a San Francisco de Asís “Señor, hazme un instrumento de tu paz” todos los martes a las 19:00 horas en la catedral de Myeongdong. El Comité también ha llevado a cabo varias iniciativas concretas de ayuda humanitaria para la población de Corea del Norte, ha ofrecido ayuda a los refugiados norcoreanos que han llegado a Corea del Sur y ha organizado cursos, iniciativas y actividades de educación e investigación sobre la paz, a menudo dirigidas a los jóvenes.
http://www.fides.org/es/news/72439-ASIA_COREA_DEL_SUR_Paz_y_reconciliacion_en_Corea_y_Ucrania